Control de la humedad

Monitoriza y gestiona la humedad de tus espacios.

Especializados en soluciones de control de humedad de vanguardia para entornos industriales, mejorando la calidad del aire y garantizando condiciones óptimas para sus procesos y productos.

Impacto Profundo de la
Humedad en la Industria

La humedad, aunque a menudo pasada por alto, juega un papel crucial en una variedad de industrias y procesos de producción. Un manejo inadecuado de la humedad puede dar lugar a un incremento de los problemas que afectan a la seguridad, la calidad del producto, la eficiencia operativa y la conservación de las infraestructuras e instalaciones.

La humedad puede generar condensaciones y hielo en superficies, lo que a su vez puede ocasionar suelos resbaladizos, aumentando el riesgo de accidentes laborales. Además, la humedad favorece la proliferación de bacterias y mohos, que pueden afectar a la calidad de los productos y a la salud de los trabajadores.

La humedad puede afectar a la calidad y durabilidad de una gran variedad de productos. Puede provocar la formación de grumos en productos alimentarios como harinas, levaduras, granos y especias, dañar embalajes y artículos de cartón en entornos frigoríficos, y afectar a la calidad de la madera almacenada. En el caso de la fabricación de baterías de litio, la humedad puede activar reacciones químicas que alteran su calidad, durabilidad y rendimiento.

La humedad puede generar vahos y nieblas que dificultan la visión tanto de las personas como de los elementos de detección electrónica. Esto puede afectar a la seguridad y eficiencia del entorno de trabajo, así como a la presentación de los productos en vitrinas refrigeradas.

La humedad puede causar corrosión prematura de elementos estructurales metálicos y de maquinaria, y generar daños en obras de arte y material de archivo. Además, puede afectar a las condiciones ambientales en procesos de fabricación y envasado industrial, lo que limita y condiciona la calidad de los productos elaborados y las tasas de productividad.

Deshumidificación por adsorción.

Compacta y eficiente.

¿Cómo funciona?

El Proceso

Nuestro sistema de deshumidificación por adsorción o rotor desecante emplea un disco poroso recubierto de silicagel. Este disco de propiedad desecante retiene las partículas de agua del aire que pasa a través de él, reduciendo significativamente la humedad.

La Regeneración

El disco gira continuamente, exponiendo las partículas de agua retenidas, a una sección de regeneración a través de la cual, se circula un nuevo caudal de aire precalentado. Este proceso en sentido contrario permite la evacuación de las partículas de agua al exterior.

¿Por qué es superior?

0ºC

Nuestro sistema de deshumidificación por rotor desecante permite alcanzar niveles de humedad extremadamente bajos que otros métodos, como la deshumidificación por condensación, no pueden lograr.

¿Qué nos diferencia?

Eficiencia

Nuestros equipos son más eficientes en la eliminación de la humedad.

Temperaturas Bajas

Podemos lograr puntos de rocío a bajas temperaturas que no son alcanzables con otras tecnologías del mercado.

Equipos de catálogo y a medida

Equipos standard para diferentes capacidades de secado, además de unidades personalizadas para procesos específicos.

Equipamiento Arise

El diseño modular de nuestras máquinas nos permite fabricar infinidad de configuraciones que proporcionan la mejor solución a los problemas antes mencionados.

Incorporación de intercambiadores de calor integrados que permiten una recuperación de hasta el 50% de la energía consumida en función de la época del año.

Algoritmo adaptativo de eficiencia energética que adecúa de manera dinámica el estado de funcionamiento de los equipos.

Túneles de regeneración ejecutados con los mejores niveles de aislamiento térmico y con rotura de puentes térmicos.

Incorporación de ventiladores EC con regulación electrónica de caudal para disponer de una curva de funcionamiento caudal-presión más amplia.

Múltiples sondas de medición de temperatura, humedad y caudal para una monitorización óptima del proceso.

PID`s y contactores de estado sólido para la activación de resistencias eléctricas para una mayor durabilidad de los componentes y un control más preciso.

Display HMI a color con gráficas de evolución, históricos de alarma, configuración y diagnóstico.

Etapas de enfriamiento previo y posterior con agua fría para alcanzar el más alto nivel de precisión en el control de la temperatura y de la humedad.

Túneles de regeneración con baterías eléctricas, baterías de vapor, baterías de agua caliente y aerotermos de gas adaptando el equipo a la fuente de energía más accesible al cliente.

Principales sectores

Arise Engineering ofrece soluciones de climatización y seguridad industrial adaptadas a diversos sectores estratégicos. Descubra cómo nos convertimos en su aliado ideal para potenciar su industria.

Industria cárnica: Para la industria cárnica se emplean elevadas cantidades de agua para la limpieza de las zonas de procesado. Entre turno y turno se emplean lanzas con agua a alta temperatura y presión que aseguran el saneamiento de superficies. Este aporte de agua junto a unas temperaturas bajas favorece la proliferación de condensaciones en techos y paredes. Realizar una ventilación forzada con aire del exterior o por calentamiento no es la manera más eficiente de realizar este tipo de secado. Además las condiciones de humedad exterior pueden perjudicar aún más el estado de las salas. El empleo de deshumidificadores por sorción asegura reducir los tiempo entre turnos y asegura la idoneidad de las salas.

Maduración de carnes: La oferta de carnes maduradas en restauración se ha incrementado exponencialmente los últimos años. Asegurar unos bajos niveles de humedad y temperatura, es fundamental para garantizar una inmejorable calidad del producto.

Harinas, alimentos y materias primas en polvo: Los procesos de mezclado de harinas y alimentos en polvo requieren de una baja humedad para evitar la formación de grumos e irregularidades de las mezclas. Las soluciones de deshumidificación de ARISe Engineering facilitan estos procesos.

Cacao y chocolates: En el almacenamiento de cacao y chocolate es necesaria una humedad que no exceda el 60% a una temperatura también controlada. Si no se controla debidamente la humedad, se iniciará el denominado proceso de floración de las grasas y el azúcar presentes en el producto lo que reduce significativamente la calidad del mismo.

Helado y productos congelados: Los túneles de congelación en continuo operan a temperaturas por debajo de los -40ºC. Al ser procesos en continuo, se disponen de aperturas que facilitan el intercambio de aire. La formación de películas de escarcha en los helados dificulta la aplicación posterior de coberturas. Del mismo modo los cambios térmicos incrementan la acumulación de hielo en transportadores y en las baterías de frío del mismo túnel lo que puede ralentizar incluso paralizar la producción. Controles de punto de rocío en las zonas anexas a los túneles mejora los niveles de calidad y productividad del proceso.

Golosinas: Para la fabricación de golosinas se requiere gran cantidad de azúcar. Ésta puede ser almacenada y ser espolvoreada sobre las mismas. La concentración de humedad produce que los productos dulces se peguen entre ellos, dificultando su manipulación y envasado. Además la calidad del producto final se deteriora si la humedad está en un porcentaje. Del mismo modo, el azúcar almacenada a granel, a cierta temperatura y humedad se vuelve pegajosa, perdiendo su calidad. Homogeneizar las condiciones de almacenamiento y producción se consigue mediante el empleo de un buen control de humedad y temperatura.

Las cámaras de congelación suelen estar por debajo de -20ºC. Las cámaras anexas pueden estar a una temperatura de hasta +12ºC o más. El nivel de humedad contenida en el aire a temperaturas positivas tendrá puntos de rocío por encima de los 0ºC lo que producirá, que al abrir las puertas de acceso a las cámaras de congelado, grandes masas de niebla y bruma entrarán en el interior. La diferencia de temperatura en las superficies provocará la formación de hielo. Este hielo producirá suelos impracticables que con la escasa visibilidad, incrementará el riesgo de accidentes laborales. En los muelles de carga refrigerados se formará acumulación de agua en los techos y paredes que generarán goteos y charcos en el suelo. ARISe Engineering es especialista en resolver este tipo de problemas proponiendo no lo sólo la mejor solución de deshumidificación sino también la selección del mejor tipo de puerta para cada caso.

Alcanzar niveles de humedad por debajo del 70% con una temperatura adecuada evita la formación de mohos, bacterias y proliferación de insectos. Es importante asegurar la calidad del producto y minimizar las mermas para alcanzar la mayor rentabilidad. Una aireación forzada a través del grano puede ser la solución pero siempre depende de las condiciones climáticas del exterior. El empleo de deshumidificadores con etapas de refrigeración para secar sin recalentar el grano consigue alargar los periodos de almacenamiento preservando la calidad de los granos almacenados.

La humedad presenta un problema doble en los lineales de venta de productos. Por un lado está la presentación de los productos refrigerados y congelados en sus vitrinas. Controlar una buena visibilidad así como, evitar la formación de escarchas sobre los mismos, facilita la acción de compra del cliente de estas superficies.

Por otro lado, alcanzar niveles adecuados de humedad en las salas de venta, puede reducir el consumo energético de la climatización del local. Habitualmente dichos controles de humedad se han venido haciendo por recalentamiento de volúmenes de aire sobreenfriado. En función de las volumetrías y caudales requeridos, la deshumidificación por rotor desecante con recuperadores de calor puede ser más eficiente y de menor coste energético.

Las obras de arte tienen un alto valor artístico y económico. Los materiales con los que fueron ejecutadas son susceptibles de degradarse por el efecto de los denominados agentes de deterioro. La iluminación según el tipo e intensidad, gases presentes como el oxígeno, ozono, hidrógeno sulfurado y dióxido de azufre y la humedad iniciarán un proceso de degradación de las superficies e interiores de las obras, que afectarán a su integridad y valor futuros. 

Asegurar una humedad del 40-55% en pinturas sobre tela y madera, 40%-50% en papel, 50%-60% en pergaminos, marfil y esculturas en hueso, 30%-50% en vestidos, tapicerías y textiles, 10%-40% en piedras y otros materiales inertes es fundamental para preservar dicho patrimonio.

El empleo de unidades de tratamiento de aire con controles de humedad, temperatura y altos niveles de filtración que atenúen los efectos de las partículas en suspensión que se dan en las ciudades será necesario para alcanzar el objetivo de conservación que requieren estas obras.

Los productos farmacéuticos son muy susceptibles a la humedad debido a que sus componentes son altamente higroscópicos. Mantener niveles de homogeneidad, dureza y calidad dependerá en gran medida del mantenimiento óptimo de los niveles de humedad y temperatura de las salas de almacenamiento y procesado.

Para la investigación de muestras en laboratorio es indispensable garantizar los niveles óptimos de temperatura y humedad para reducir la proliferación de bacterias y asegurar una adecuada correlación de los resultados y datos obtenidos.
Asegurar las mejores condiciones climáticas, de higiene y de calidad independientes de la época del año, sólo se puede conseguir con el empleo de unidades de secado por adsorción con etapas de enfriamiento previas y posteriores.

La madera aserrada y almacenada es muy sensible a los cambios de temperatura y humedad. La madera se comporta como un organismo vivo que persigue un equilibrio con el ambiente adaptándose a las condiciones que la rodean. La humedad relativa de la madera empleada para la fabricación de muebles no debe exceder del 12%. Humedades por encima de estos niveles pueden alterar las propiedades, geometría y volumen de la madera causando no conformidades en el procesado de la misma. Asegurar correctos niveles de humedad con sistemas ARISe, en espacios de procesado y almacenaje de madera reducirán los costes.

Inyección de plástico: La humedad supone un doble problema para los procesos vinculados a esta industria. La materia prima empleada en los procesos de inyección de plástico es almacenada en forma de gránulos o perlas. Dichos gránulos se transportan generalmente mediante sistemas neumáticos hasta las máquinas de inyección donde tras ser calentados y fundidos se inyectan en los moldes de producción de piezas plásticas finales. Garantizar los más estrictos niveles de humedad tanto en los silos de almacenaje como en los  transportes asegurará un elevado nivel de la calidad de las piezas plásticas elaboradas.

Por otro lado, para el moldeo de las piezas plásticas y aumentar los niveles productividad se emplea agua fría que refrigera los moldes y acelera el proceso de solidificación del plástico una vez es inyectado  en los moldes. . El empleo de agua fría genera que las superficies exteriores del molde se enfríen y al entrar en contacto con aire del exterior con puntos de rocío relativamente altos, se genere una condensación y sudoración en los utillajes que afectarán a una peor calidad de los productos manufacturados así como el deterioro por corrosión de moldes, pasadores y utillajes que por su elevada precisión resulta muy costoso su mantenimiento y reposición. Asegurar óptimos niveles de humedad garantiza uniformizar las tasas de producción durante todo el año, en especial en zonas costeras en los meses de verano.

Moldeo: Por otro lado, para el moldeo de las piezas plásticas y aumentar los niveles de productividad se emplea agua fría que refrigera los moldes y acelera el proceso de solidificación del plástico una vez es inyectado  en los moldes. El empleo de agua fría genera que las superficies exteriores del molde se enfríen y al entrar en contacto con aire del exterior con puntos de rocío relativamente altos, se genere una condensación y sudoración en los utillajes que afectarán a una peor calidad de los productos manufacturados. A estos problemas se añade el deterioro por corrosión de moldes, pasadores y utillajes que por su elevada precisión resulta muy costoso su mantenimiento y reposición.

Envasado: Existen ciertos productos que conviene envasarlos bajo una atmósfera de humedad controlada ya que si se producen cambios de temperatura entre el proceso de envasado y los procesos siguientes de almacenaje y distribución se formarán películas de agua en el interior de los films que repercutirán negativamente en la percepción de calidad de los productos comercializados.

Embalaje y etiquetado: Los materiales de embalaje como cartones, films y etiquetas requieren de unas propiedades estables de humedad para que las máquinas que realizan dichas operaciones lo hagan en las mejores condiciones de funcionamiento. Los adhesivos se comportan mejor con niveles óptimos de humedad. Tener condiciones homogéneas de embalaje y etiquetado asegurará el flujo normal de estas operaciones minimizando los trabajos de mantenimiento en las máquinas.

El proceso de fabricación de baterías de Litio exige el más alto nivel de control de humedad de cualquier mercado. Niveles por debajo del 1% de humedad relativa que sólo se pueden alcanzar con el empleo de unidades de tratamiento de aire con varias etapas de secado y enfriado para un óptimo control de temperatura y humedad.

La corrosión es uno de los principales problemas que presenta la humedad en el ambiente. Existen procesos de tratamiento de superficies como la pintura, que sin una humedad controlada, pueden ver reducida la calidad del producto tratado. Una proceso corrosivo iniciado reducirá la vida final del producto aun siendo tratado. Además una humedad reducida mejorará sustancialmente los tiempos de espera y por consiguiente los costes y niveles de productividad.

La aplicación de adhesivos puede experimentar una variabilidad de secado en función de la humedad. Todos estos procesos de secado si son controlados con deshumidificadores serán más homogéneos.

Los invernaderos reciben una elevada variación de la temperatura entre los periodos diurnos y nocturnos. Si a estas variaciones, se le añade un elevado contenido de humedad en el ambiente generado por las plantas, se crea el escenario idóneo para la formación de condensación en las superficies que se enfrían por la noche. Ese exceso de agua puede generar la proliferación de mohos, bacterias, hongos y plagas que dañan las plantaciones. Generar ventilaciones forzadas puede resultar una solución pero la dependencia de las condiciones de humedad del exterior seguirá condicionando al cultivo. Un control de humedad y temperatura en el interior de un invernadero asegurará homogeneizar las producciones vegetales contribuyendo a una mejor rentabilidad de la producción.

La corrosión es uno de los efectos más perjudiciales que la humedad produce en las superficies metálicas tanto en infraestructuras metálicas como en puentes, centrales térmicas, turbinas hidroeléctricas, calderas, aerogeneradores y estaciones de bombeo. La aplicación periódica de tratamientos superficiales para asegurar la larga vida de servicio requerida para estas instalaciones, así como su elevado coste, pueden ser reducidos con el empleo adecuado de flujos de aire seco. Éstos, debidamente canalizados a través de las vigas y huecos y consiguiendo una humedad relativa controlada por debajo del 50%, proporcionará garantía de uso a todas estas construcciones y una vida de servicio más larga.

Los grandes cargueros, buques y petroleros se enfrentan a grandes desafíos en sus rutas marítimas. Las altas cargas de humedad por el permanente contacto con el mar es simplemente uno más de sus múltiples problemas. El empleo de deshumidificadores en zonas de almacenaje para preservar las mercancías transportadas, así como la implementación de unidades de secado para acortar las fases de pintado y reducir los tiempos de espera garantizando el estado óptimo de los grandes silos de transporte, entre la descarga de un producto muy higroscópico y otro menos, reducirá los tiempos de espera y los costes asociados a tener un buque de estas características parado en puerto.